jueves, 13 de octubre de 2011

NUESTRA SEÑORA DEL PILAR, PATRONA DE ESPAÑA

Conocido de todos los españoles es el relato de la antigua y piadosa tradición.


Caminaba por la riveras del Ebro el apóstol Santiago, anunciando la buena nueva a los iberos valientes e indómitos. La indiferencia de sus oyentes le tenía apesadumbrado y estaba ya a punto de desmayar cuando la Virgen María se le presentó una noche, anunciándole que aquellos trabajos suyos no serían estériles y que la semilla por él derramada y protegida cariñosamente por sus manos virginales, daría fruto de bendición a través de los tiempos. Alentado por esta visión el Apóstol prosiguió su obra evangelizadora, conservando imborrable el recuerdo de aquel lugar que había sido santificado con la presencia de la Madre de Dios y del Pilar en que se habían posado sus plantas.
Allí se levantó más tarde un templo que es la actual basílica del Pilar de Zaragoza, fuente de gracias, escenario de perdones y conversiones, centro de peregrinaciones que acuden allí de toda España, que considera a la Virgen del Pilar como su celestial patrona, y al Pilar mismo, como símbolo de su Fe y el centro de su fervor religioso, siempre pujante y sincero. Desde aquel trono, en que Nuestra Señora recibe el homenaje de todos los españoles, derrama sus gracias en todas direcciones, vela por la conservación de la Fe, y ruega bondadosa por el florecimiento del inmenso y lozano árbol de la hispanidad.
¡Oh Madre, Madre nuestra del Pilar, que de tantos peligros has librado a España a través de los siglos y que significas con milagros, como el del joven de Calanda, a quien restituiste el pie cortado y enterrado, que te agradan nuestros obsequios filiales, consérvanos perenne esa invencible confianza! (Año Litúrgico, Dom Gueranger).

1 comentario:

Juan Diego Ortega dijo...

La Virgen del Pilar, aunque veneradísima en toda España, no es su Patrona, sino la Inmaculada Concepción.